Tanto si eres un conductor novato, como si ya llevas toda una vida montado encima de una moto, es importante tener conocimientos básicos sobre su mantenimiento y, sin duda, algo muy relevante es saber cuándo te tocará cambiar el kit de arrastre. 

El kit de arrastre es el método más extendido que existe para transmitir la potencia que sale desde la caja de cambios a la rueda trasera y así mover una moto. Está formado por varias piezas: una cadena, un piñón y una corona montada sobre la rueda

Por supuesto, todas estas piezas están sujetas a desgaste, requieren de un mantenimiento apropiado y una sustitución cada cierto tiempo si queremos evitar cualquier problema, avería o incluso accidentes.  

Así que, vayamos por partes.

Diferentes componentes del kit de arrastre

Antes de saber cuándo debemos cambiar el kit de arrastre de nuestra motocicleta es imprescindible conocer bien qué componentes lo conforman. 

El primero de los elementos es el engranaje motor, también conocido como piñón de ataque, que habitualmente se encontrará oculto tras una tapa protectora montada en la salida de la caja de cambios.

El segundo es también un engranaje llamado corona que gira por contacto con la rueda trasera y está unida a ella mediante una pieza llamada portacoronas, la cual siempre incorpora amortiguadores de caucho que evitan sacudidas que se pueden producir, por ejemplo, si damos un acelerón.

El último elemento, que une los dos anteriores, es la cadena. Aunque con muchas diferencias en cuanto a materiales, robustez y con un menor rozamiento interno, es muy parecida a la de una bicicleta. 

Existen fundamentalmente dos tipos de cadenas, las convencionales y otras con retenes. Estas últimas llevan un anillo de goma en los pasadores para impedir la entrada de suciedad y así asegurar una mejor lubricación y garantizándonos un mantenimiento más sencillo.

 

En Ángel Leirós te ayudamos con el mantenimiento y las revisiones del kit de arrastre de la moto

 

Mantenimiento y cuidado del kit de arrastre

Los tres elementos del kit de arrastre sufren un desgaste natural causado por el uso. Además, en función de nuestra conducción, si abusamos del acelerador, realizamos caballitos o se practica algún tipo de conducción por fuera de vías urbanas el desgaste será mucho mayor que si conducimos de manera suave, siempre por autopista o carreteras bien asfaltadas y con una velocidad sostenida.

La temperatura y los esfuerzos a los que se somete será lo que más afecte a la cadena que sufrirá una dilatación que hará que cada vez se estire más. Asimismo, los dientes de ambos engranajes se irán erosionando dejándolos muy mermados.

Para llevar a cabo un buen mantenimiento periódico del kit de arrastre debemos realizar una inspección visual de cada uno de los elementos al menos cada 1 000 kilómetros si le damos mucho uso a la moto. 

Es necesario comprobar el estado de los dientes de los engranajes y además asegurarse regularmente de que la cadena tiene la tensión adecuada. 

Si la cadena está floja se escuchará un golpeteo al conducir que resulta muy evidente y que se produce porque estará golpeando contra otros componentes. Atención, identificar una cadena muy holgada a tiempo es muy importante ya que podría llegar a salirse y enredarse en la llanta provocando un accidente. 

Por contra, si el problema es que la cadena está demasiado apretada la verás tensa y la transmisión entre ambas ruedas será tosca y se notará de inmediato porque el sonido del motor se escuchará forzado y empeorará cada vez que se acelere.

Además de la tensión, no conviene olvidar que lo más básico de todo es mantener la cadena siempre limpia y engrasada. Para su limpieza es recomendable algún producto específico y un cepillo y para el engrasado existen gran variedad de buenos productos, especialmente en spray líquido. Recuerda que en nuestro departamento de Recambios podrás encontrar una amplia gama de productos Yamalube, lo mejor para el cuidado de tu moto 

¿Cuándo no hay más remedio y toca cambiar el kit de arrastre?

Si los dientes de los engranajes ya han sufrido un desgaste demasiado elevado o la cadena ha llegado a la tensión máxima marcada por el fabricante, es el momento de cambiar el kit de arrastre, aunque en cualquier caso siempre es recomendable sustituirlo cada 15 000 o 30 000 kilómetros.

Hay que tener en cuenta que, por norma general, deben sustituirse los tres elementos al mismo tiempo y que su coste oscilará, dependiendo mucho de marcas y demás, entre los 100 y los 200 euros más la mano de obra. 

Si estás pensando en cambiar el kit de arrastre de tu moto, quieres hacerle una revisión o simplemente te gustaría saber más sobre el tema no dudes en contactar con Ángel Leirós, tu concesionario y taller oficial de Yamaha en la provincia de Pontevedra. Estaremos encantados de ayudarte en lo que necesites.